UA-56715467-1

miércoles, 10 de mayo de 2017

A Pedra

Para todos los ciudadanos de Vigo éste es un lugar emblemático y notoriamente conocido, lo cual no siempre es bueno.

La zona de “A Pedra“ está situada en pleno centro de la ciudad, en su casco antiguo, cerca de la Concatedral y de una de las zonas más activas de marcha (denominada Vinos) y con una gran oferta gastronómica: de hecho es en esa zona donde se pueden degustar ostras crudas, recién cogidas, aderezadas con un toque de limón.

Hasta aquí perfecto.

Sin embargo, esta zona también es muy conocida por el mercado que alberga y que está formado, entre otros, por puestos de venta de productos falsos y de contrabando. Durante los últimos años este mercado ha sido objeto de demandas e intervenciones policiales con el objetivo de acabar con las prácticas ilegales que allí se  desarrollaban e incluso, fue objeto de denuncia por parte de los EE.UU. en un informe en el que se hacía referencia a cuáles eran los sitios del mundo que representaban una mayor amenaza para el comercio en términos de defensa de los derechos de propiedad industrial.

A raíz de estos hechos, en el año 2013 se procedió al cierre de la mayor parte de los establecimientos para acabar de una vez por todas con las actividades ilegales que allí se llevaban a cabo. A finales del mes pasado se ponía de nuevo en marcha este mercado con una nueva gerencia y una nueva perspectiva de negocio (si se puede llamar así a lo que antes se hacía allí con la aquiescencia de políticos y ciudadanos) muy alejada de las actividades que le dieron fama a la zona.

La ley de Marcas actual, Ley 17/2001, recoge en su artículo 41 las acciones que los titulares pueden llevar a cabo ante la infracción por un tercero de los derechos exclusivos que este título de propiedad industrial les otorga.

No hay que olvidar, sin embargo, que las marcas que sean notoriamente conocidas en nuestro país no precisan ser registradas puesto que ese conocimiento excedería el principio de especialidad, lo cual implica que no se podrá registrar una marca que sea idéntica o similar, ni utilizar una marca idéntica o similar para cualquier tipo de productos.